Elcalux


Consulta nuestras novedades

Mantenimiento preventivo

Mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo es la mejor opción para cualquier instalación eléctrica o de telecomunicaciones

29-03-2019

Realizar una instalación eléctrica, de telecomunicaciones o de acondicionamiento de aire, ya sea en una obra nueva o en una rehabilitación, supone una inversión importante para los propietarios. Nuestros años de experiencia en este campo nos permiten afirmar que el mantenimiento es el factor fundamental que garantiza la durabilidad de la instalación y evita averías y sorpresas desagradables.

El concepto de “mantenimiento” está, por desgracia, muy vinculado a la mera reparación de averías. En este caso hablamos de mantenimiento correctivo, que es aquél que se realiza para la reparación o sustitución de elementos averiados. 

Por muy rápido que sea el servicio que ofrecemos, una avería en una instalación eléctrica, por ejemplo, puede suponer la paralización de toda la actividad del inmueble, tanto si se trata de viviendas como de oficinas o locales de negocios. Esta paralización puede ser más o menos larga dependiendo del tipo de avería del que se trate, lo que se traduce, además de la incomodidad, en pérdidas económicas que pueden llegar a ser muy importantes. Pensemos en una oficina o local comercial paralizado durante horas, o en un colegio que tiene que suspender sus clases, o un edificio público que no puede prestar servicios. 

Por todo ello, en ELCALUX apostamos por el mantenimiento preventivo como la opción más económica y que causa menos inconvenientes.Veamos en qué consiste:

Mantenimiento preventivo: Prevenir los fallos de una instalación eléctrica es mejor que curarlos.

Las instalaciones eléctricas son mucho más que una serie de cables e interruptores. Tanto éstas como las instalaciones de telecomunicaciones (voz, internet, redes de datos y TV) están integradas por multitud de elementos, cada uno de ellos con una vida útil distinta. Además, esta vida útil se mide de diferente modo. En algunos casos hablamos de horas de funcionamiento (por ejemplo, los distintos tipos de luminarias) mientras que en otros hablamos de la cantidad de ciclos de encendido/apagado o de un número determinado de años.

Cada instalación es distinta, está compuesta por elementos diferentes y su plan de mantenimiento también debe serlo. Como instaladores, nuestros ingenieros conocen la vida útil de cada componente, pero es preciso que también realicen un estudio del uso que se le va a dar a la instalación eléctrica o de telecomunicaciones para poder calcular qué tipo de mantenimiento preventivo es necesario.

El principio básico del mantenimiento preventivo es este: si conocemos la vida útil de los componentes de una instalación y el uso que se hace de ella, podemos prever con bastante exactitud cuándo un elemento va a fallar y adelantarnos a ese fallo, reemplazándolo por uno nuevo de forma programada. 

¿Cambiar cosas antes de que fallen ahorra dinero? Pues aunque parezca paradójico, así es. Pensemos en la cantidad de inconvenientes que podemos ahorrar al usuario y en las pérdidas económicas de las que hablamos antes. El coste de reemplazo de componentes al final de su vida útil es mucho menor a medio plazo que el coste que supone tener una avería.

Además, en una instalación eléctrica o de telecomunicaciones en la que todos los elementos están interconectados, una avería de un elemento puede llevar a que otros componentes de la misma instalación también fallen, creándose un “efecto cascada” que puede resultar muy costoso y complejo de reparar. 

Un plan de mantenimiento preventivo incluye también una serie de visitas periódicas para inspeccionar la instalación y detectar potenciales anomalías que pueden dar lugar a averías en un futuro próximo. 

¿Garantiza esto que no se va a producir ninguna avería? No. Ni nosotros ni nadie puede garantizar que las averías desaparecerán, pero sí podemos garantizar que se reducirán al mínimo posible.

ELCALUX cuenta con un equipo especializado y experimentado en mantenimientos, que diseña un plan de mantenimiento preventivo adecuado a las circunstancias de cada instalación. Porque la Ley de Murphy se cumple: si algo puede fallar, tarde o temprano acabará fallando. Por eso recomendamos a todos nuestros clientes que cuenten con un plan de mantenimiento. Por su tranquilidad y la  de todos los usuarios de la instalación.



Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar